Buscar este blog

Cargando...

Congestión y sangrado de la nariz



Causas de la congestión y sangrado de la nariz durante el embarazo:

Los cambios hormonales durante el embarazo y la presión del aumento del flujo sanguíneo sobre las delicadas membranas de la nariz pueden causar hinchazón, sequedad o sangrado con facilidad durante el embarazo. Por eso sentirá congestión o goteo constante de la nariz aunque no tenga síntomas de resfriado. Es posible que le sangre la nariz ocasionalmente, en especial durante los meses de invierno. Esos síntomas comúnmente se manifiestan a finales del primer trimestre y pueden continuar hasta después del parto.

Congestión y sangrado de la nariz: Qué puede hacer
Los siguientes consejos le ayudarán a aliviar la congestión y sequedad:

  • Use un humidificador para humedecer el aire de su casa. Tenga uno en su cuarto para aliviar la congestión que no le permite descansar bien de noche.
  • Beba líquidos en abundancia. Así mantendrá los conductos nasales humedecidos.
  • Aspire vapor caliente. Tome una ducha caliente antes de irse a la cama. Eso le aliviará la congestión que la despierta de noche.
  • Aplíquese gotas de solución salina para humedecer los conductos nasales. Puede comprar esta solución salina en la farmacia. No use gotas, atomizadores ni descongestionantes medicados sin consultar primero con el profesional de la salud.
  • Sóplese la nariz suavemente. Si se sopla la nariz con fuerza o con frecuencia, empeoran las membranas y se produce más goteo o sangrado.

Para parar el sangrado de la nariz:

  • Permanezca sentada y con la cabeza en alto. Si se acuesta o inclina la cabeza, tragará sangre y sentirá náuseas.
  • Aplique presión. Mantenga la fosa nasal apretada y haga presión durante cuatro minutos por lo menos.
  • Aplíquese hielo o una compresa fría. El frío ayudará a que los vasos sanguíneos se estrechen y pare el sangrado.

Cuándo hablar con el profesional de la salud
El sangrado de la nariz y la congestión rara vez son signos de problemas graves. Por lo general, la congestión, goteo y sangrado que se producen durante el embarazo desaparecen poco después del parto.

Hable con el profesional de la salud si tiene sangrado de la nariz con mucha frecuencia o si el sangrado no se detiene después de aplicar presión y hielo. Si la congestión no mejora con las sugerencias anteriores o si no le permite descansar bien de noche, consulte con el profesional de la salud si puede tomar un descongestionante sin receta.

Si tiene congestión o goteo nasal y otros síntomas de resfriado o gripe, hable con el profesional de la salud antes de tomar cualquier tipo de remedio antigripal sin receta. Los signos de resfrío o gripe son estornudo, tos, dolor de garganta, fiebre, o dolores y malestares menores.



http://www.nacersano.org/centro/9246_10318.asp

EMBARAZO ECTÓPICO

Un embarazo ectópico es aquél que se desarrolla fuera del útero, ya sea en la trompa de Falopio (el más frecuente), en el ovario, en el canal cervical o en la cavidad pélvica o abdominal.

El ovario libera un óvulo que es succionado por una de las trompas de Falopio, donde es impulsado por diminutos cilios similares a pelos hasta que, varios días después, llega al útero. Normalmente, la fecundación del óvulo se efectúa en la trompa de Falopio, pero la implantación tiene lugar en el útero. Sin embargo, si la trompa se obstruye (por ejemplo, debido a una infección previa), el óvulo puede desplazarse lentamente o incluso quedar atascado. El óvulo fecundado quizá nunca llegue al útero y, en consecuencia, se produce un embarazo ectópico.

Alrededor del 1% de los embarazos es ectópico. Por motivos no demasiado claros, cada vez resultan más frecuentes. Son factores de riesgo: infecciones abdominales previas (Enfermedad pélvica inflamatoria), una enfermedad en la trompa de Falopio, un embarazo ectópico previo, ser portadora de DIU, la exposición fetal al dietilestilbestrol o una ligadura de trompas fallida (un procedimiento de esterilización en el que se corta u obstruye la trompa de Falopio), la endometriosis. Los embarazos ectópicos son menos frecuentes entre las mujeres de raza blanca. En los raros casos en que una mujer queda embarazada con un dispositivo intrauterino (DIU) colocado, el riesgo de tener un embarazo ectópico es elevado.

Por lo general, y frecuentemente los embarazos ectópicos se desarrollan en una de las trompas de Falopio (embarazo tubárico). Son infrecuentes los embarazos en el canal cervical, en el ovario o en la cavidad abdominal o pélvica. Un embarazo ectópico constituye un riesgo para la vida por lo que debe ser interrumpido lo antes posible. Según algunas estadísticas, 1 de cada 826 mujeres con embarazos ectópicos muere por complicaciones.

Riesgo

No se puede evitar que un embarazo sea ectópico, pero hay ciertos elementos que predisponen negativamente a la mujer. Algunos factores de riesgo son:

  • tener antecedentes de enfermedad pélvica inflamatoria o endometriosis
  • tener 30 años o más
  • haber tenido un embarazo ectópico anteriormente
  • haber tenido una cirugía abdominal
  • fumarhaber tenido una cirugía tubárica. Entre 3 y 20 % de las mujeres que han pasado por una cirugía tubárica tendrán embarazos ectópicos. No obstante, cuanto más exitosa sea la cirugía tubárica para restablecer el funcionamiento normal de las trompas, menor será el riesgo de que el embarazo sea ectópico.
  • haberse sometido a una transferencia intratubaria de gametas (GIFT), un procedimiento quirúrgico que consiste en colocar en la trompa de Falopio un óvulo fertilizado fuera del cuerpo de la mujer.

El óvulo generalmente se implanta en el útero, pero en algunos casos puede implantarse en las trompas de Falopio.

A pesar de que no se puede impedir que un embarazo sea ectópico, cada mujer debe hablar con su médico sobre cuáles son los factores de riesgo antes de decidir si desea quedar embarazada. Una buena forma de controlar el riesgo de que el embarazo sea ectópico es llevar un historial médico detallado durante la etapa de planificación preembarazo.

Síntomas

Es posible que no haya síntomas que demuestren que el embarazo es ectópico durante las primeras semanas después de la concepción, algunas mujeres incluso no se enteran de que están embarazadas. Muchas veces el embarazo no es detectado hasta que desgarra o atraviesa las paredes de la trompa de Falopio.

Algunos síntomas pueden ser:

  • calambres y sangrado al principio del embarazo
  • sangrado vaginal
  • dolores fuertes en la parte inferior del abdomen de un lado del cuerpo
  • náuseas
  • vómitos
  • desmayos
  • mareos

El dolor se puede irradiar durante todo el trayecto nervioso hasta sitios externos al lugar del trastorno. Los embarazos ectópicos que generan sangrado en el abdomen muchas veces también provocan dolor en el hombro. El dolor de hombro en las mujeres que están o que pueden estar embarazadas, puede ser una señal de embarazo ectópico que ha producido un desgarro.

Diagnóstico

Como los síntomas varían y muchas veces no se presentan hasta etapas más avanzadas del embarazo, es difícil diagnosticar los embarazos ectópicos. Se puede utilizar ultrasonido o ecografía, un procedimiento en el cual se aplican ondas sonoras para crear una imagen de la cavidad pélvica, para diagnosticar los embarazos ectópicos. También se puede medir el cambio en los niveles en la sangre de la hormona gonadotropina coriónica humana (HCG), ya que los niveles más bajos de lo normal pueden significar que hay un embarazo ectópico. La laparoscopia, un procedimiento en el cual se inserta en el abdomen un dispositivo de visualización, puede servir para que el médico identifique la existencia de un embarazo ectópico. Una detección temprana del embarazo ectópico (a través de estudios de ultrasonido o análisis laparoscópicos) ha reducido las tasas de complicaciones y muertes.

Tratamiento

Los embarazos ectópicos se deben diagnosticar lo antes posible para impedir el desgarro de la trompa de Falopio. Si el embarazo se diagnostica a tiempo, es posible realizar una delicada microcirugía para evitar el desgarro de la trompa. Se puede extraer o remover quirúrgicamente sin dificultad un embarazo ectópico de la extremidad de una trompa que todavía no se ha desgarrado. Actualmente se utiliza el metotrexato como tratamiento para interrumpir embarazos ectópicos.

Si la otra trompa es normal, se puede realizar una salpingectomía, o sea la extracción de la trompa de Falopio que contiene el embarazo ectópico. La trompa se puede extraer a través de una apertura en el abdomen (procedimiento abierto) o a través de un pequeño corte cerca del ombligo, usando laparoscopia. El objetivo de las cirugías conservadoras desarrolladas recientemente es preservar la trompa y mantener la fertilidad de la mujer.

Si la trompa se ha desgarrado, pueden presentarse hemorragias severas, a partir de lo cual la prioridad es salvar la vida de la mujer antes que preservar la trompa de Falopio. En esos casos, lo que se hace es extraer la trompa tratando de preservar el ovario adyacente. También se administran antibióticos, ya que la sangre acumulada en el abdomen pone a la mujer en riesgo de sufrir peritonitis, una infección en la pared de la cavidad abdominal, cuya tasa de mortalidad oscila entre 12 y 57 % (según el tipo de infección presente). Los nuevos antibióticos han permitido disminuir la tasa de mortalidad por peritonitis, pero aun así sigue siendo alta.

Después de un embarazo ectópico, se puede realizar una cirugía con láser o con un electrocauterio para restablecer las funciones reproductivas. Las tasas de embarazo después de una cirugía láser son levemente mayores (53.3%) que las tasas después de una cirugía con electrocauterio, pero la diferencia no es estadísticamente significativa.

Fertilidad después de un embarazo ectópico

Es posible que la fertilidad se vea reducida, dependiendo del grado de cicatrización de la trompa de Falopio afectada y del funcionamiento de la trompa restante (si se tuvo que extraer una trompa). Entre las mujeres que quieren volver a quedar embarazadas después de un embarazo ectópico, las tasas de éxito varían de 61 a 100 % según el grado de daño que hayan sufrido las trompas. Según los datos disponibles, tanto la tasa de fertilización como la de embarazos llevados a término son de aproximadamente 89%, y 10.9% de los embarazos son ectópicos nuevamente.

La cicatrización, que puede reducir las posibilidades de un futuro embarazo, se produce cerca del octavo día posquirúrgico en más del 50% de las mujeres operadas por embarazos ectópicos. Las cicatrices se pueden remover con laparoscopia y no suelen reaparecer después de dicho procedimiento.

Además, las nuevas técnicas de fertilización in vitro han aumentado las posibilidades de embarazo para mujeres con ausencia de una trompa o cicatrización en una trompa.

EMBARAZO MOLAR


Un embarazo molar ocurre cuando una serie de anormalidades cromosómicas evitan que el embarazo se desarrolle adecuadamente.

Existen dos posibles tipos de embarazo molar: un embarazo molar completo o un embarazo molar incompleto. Un embarazo molar incompleto se da cuando se forma un embrión que no termina de desarrollarse; mientras que en un embarazo molar completo se desarrolla una placenta anormal y no llega a desarrollarse ningún feto. Ésto ocurre cuando el núcleo del óvulo se ha perdido o se encuentra inactivo, provocando que el esperma se duplique a sí mismo debido a que el óvulo carece de información genética. Ésto da como resultado la imposibilidad de que se desarrolle un feto y además provoca la falta de placenta y de membranas amnióticas. El útero comienza a crecer muy velozmente, causando hemorragias dentro de la cavidad uterina o hemorragias vaginales.

Signos y Síntomas de los Embarazos Molares

· Descarga intermitente color parduzca.
· Náuseas y vómitos (más severos que las náuseas matinales).
· Embolia pulmonar.
· Hemorragia o sangrado vaginal.
· Hipertiroidismo.
· Incremento en los niveles de hCG.
· Detección de falta de movimiento fetal o de latidos cardíacos fetales.
· Crecimiento excesivamente veloz del útero.
· Hipertensión inducida por el embarazo, anterior a las 24 semanas de embarazo.
· Aparición de tejido fino con apariencia de uva.
· Prueba de ultrasonido que deje ver un "efecto de tormenta de nieve".

¿Cómo se trata un embarazo molar?
Un embarazo molar es una experiencia aterradora. La mujer no sólo pierde el embarazo sino que además tiene un leve riesgo de desarrollar cáncer. Para proteger a la mujer debe extirparse todo el tejido molar del útero. Normalmente, esto se lleva a cabo mediante un procedimiento de dilatación y curetaje con anestesia general. Ocasionalmente, cuando la mola es extensa y la mujer ha decidido no tener embarazos en el futuro, se puede realizar una histerectomía.

Después de la extirpación de la mola, el médico vuelve a medir la concentración de hCG. Si ha bajado a cero, por lo general la mujer no necesita tratamiento adicional. Sin embargo, el médico continuará realizando un seguimiento de las concentraciones de hCG durante seis meses a un año para asegurarse de que no quede tejido molar.4 Las mujeres que han tenido un embarazo molar deben esperar seis meses a un año para tener un nuevo embarazo, ya que de lo contrario se dificultaría el seguimiento de las concentraciones de hCG.4

¿Con qué frecuencia se vuelven cancerígenas las molas?
Después del vaciado del útero, aproximadamente el 20 por ciento de las molas completas y menos del 5 por ciento de las molas parciales persisten y el tejido anormal restante puede seguir creciendo.4 Esta condición se denomina trastorno trofoblástico gestacional persistente. El tratamiento con uno o más medicamentos contra el cáncer cura esta enfermedad casi en un 100 por ciento.4 En raras ocasiones, se desarrolla una forma cancerígena del trastorno trofoblástico gestacional persistente, denominada coriocarcinoma, y se extiende a otros órganos. El uso de varios medicamentos contra el cáncer suele ser eficaz para tratar este tipo de tumor.

¿Cuáles son las perspectivas de futuros embarazos después de un embarazo molar?
Si una mujer tiene un embarazo molar, sus perspectivas de tener un futuro embarazo son buenas. El riesgo de que se desarrolle una mola en un embarazo posterior es sólo del uno al dos por ciento.






AMNIOCENTESIS


Es un procedimiento diagnóstico que se practica habitualmente entre la semana 15 y 17 de gestación. Es útil para conocer si existen determinadas alteraciones cromosómicas o genéticas. También sirve para detectar problemas de incompatibilidad Rh o infección, y durante el tercer trimestre del embarazo, para determinar la madurez pulmonar del feto en casos de necesidad de adelantar el parto.

La fiabilidad de esta técnica es, según los casos, entre el 99,4 y el 100%.

Los resultados de la amniocentesis pueden llevar a médicos y padres a tomar las siguientes decisiones:


1. Planificar el parto para que el recién nacido tenga tratamiento justo después del alumbramiento.

2. Preparar emocionalmente a los padres.

3. Interrumpir el embarazo.

Los posibles riesgos de realizar esta prueba son los siguientes:

- Infección fetal o uterina

- Lesiones fetales

- Aborto

Con carácter general, la probabilidad de que se produzcan estas consecuencias se ha cifrado aproximadamente en un 1%. No obstante, si la prueba se hace durante el primer trimestre, los riesgos son superiores.

Para practicar una amniocentesis no es necesaria hospitalización, la embarazada debe firmar un consentimiento informado.

La piel del abdomen se limpia y se aplica un anestésico local. Luego, mediante una ecografía, se verifica el estado de salud del feto, la cantidad de líquido amniótico existente y se localiza la placenta. El procedimiento consiste en introducir una aguja hueca por la pared del abdomen, que penetra hasta el saco amniótico y extrae la cantidad de líquido necesaria para la prueba. El líquido amniótico que se extrae, se deposita en un recipiente estéril y en el laboratorio se cultivan las células y se analizan para detectar si existen o no anomalías.

Después de la prueba es posible que se sientan calambres, pérdidas leves de sangre o incluso algo de líquido amniótico. La duración total es de unos 15 ó 20 minutos.

Al menos durante las siguientes 24 horas después de la prueba se debe guardar reposo en el domicilio y no se debe levantar peso ni permanecer de pie durante mucho tiempo.

El retorno a la vida normal debe realizarse siempre atendiendo a las recomendaciones de su médico.





Articulo tomado de : http://www.natalben.es/amniocentesis

VACUNAS DURANTE EL EMBARAZO


Si está embarazada o está planeando un embarazo, consulte a su profesional de la salud para asegurarse de que tenga sus vacunas al día. Algunas infecciones puede ser peligrosas para la mujer embarazada y su bebé. Hable con su profesional de la salud sobre los riesgos y beneficios de las vacunas durante el embarazo. Su profesional de la salud podrá indicarle qué vacunas son adecuadas para usted antes, durante y después del embarazo.

¿Cómo funcionan las vacunas?
Los organismos minúsculos (como los virus y las bacterias) que invaden el cuerpo causan infecciones que pueden hacer que se enferme. Cuando usted adquiere una infección, su cuerpo combate estos organismos y crea una defensa especial (anticuerpos) contra ellos. En muchos casos, una vez que su cuerpo ha creado esta defensa, usted es inmune a ese tipo de infección y no se va a enfermar por ella en el futuro.

Las vacunas usualmente contienen una pequeña cantidad del organismo que causa la infección. En general, la vacuna contiene la cantidad necesaria del organismo para ayudar a su cuerpo a defenderse de la infección, pero no contiene lo suficiente como para que se enferme. De este modo, las vacunas permiten que usted cree inmunidad a una infección sin haber tenido la enfermedad primero.

Existen tres tipos principales de vacunas:

  • Aquellas que contienen un organismo activo, pero debilitado
  • Aquellas que contienen una organismo inactivado
  • Aquellas que contienen toxoides (proteínas químicamente modificadas que vienen de bacterias)

Generalmente, las vacunas con virus activos no son recomendadas para las mujeres embarazadas.

¿Qué vacunas son recomendadas antes del embarazo?
El mejor momento para hablar sobre las vacunas es durante la visita con su profesional de la salud antes de quedar embarazada. Antes del embarazo, usted puede obtener vacunas que la protegerán a usted y a su bebé durante el embarazo.

Algunas enfermedades que se pueden prevenir con vacunas, como la rubéola (sarampión alemán) y la varicela, pueden causar defectos de nacimiento u otros problemas en el bebé si usted se infecta por ellas durante el embarazo. Estas vacunas están hechas con virus activos. Los Centros para el Control y la Preveción de Enfermedades de EE.UU. (CDC) no recomiendan que estas vacunas sean administradas durante el embarazo. En su chequeo antes del embarazo, el profesional puede hacerle un análisis de sangre para averiguar si usted es inmune. Si no es inmune, usted puede ser vacunada antes del embarazo. Después de la vacuna, debe esperar al menos un mes antes de tratar de quedar embarazada.

Si usted nunca ha recibido la vacuna Dtap, pregúntele a su profesional de la salud si usted debe recibir la vacuna antes del embarazo. Esta vacuna la puede proteger contra:

* El tetáno, una enfermedad seria del sistema nervioso central
* La difteria, una infección respiratoria peligrosa
* Pertusis (tosferina)

La vacuna Dtap debe reemplazar su próxima vacuna de refuerzo contra el tétano/difteria (Td) (generalmente recomendada cada 10 años, aunque usted puede recibir la Dtap si su último refuerzo de Td fue por lo menos hace dos años). Los CDC no recomiendan la parte de la vacuna contra la pertusis durante el embarazo, porque la información en cuanto a su seguridad durante el embarazo es limitada. (La vacuna contra la pertusis está hecha con partes inactivas de la bacteria.) La inyección de Td, hecha con toxoides, es segura durante el embarazo. Si usted se hace una cortadura profunda durante el embarazo y necesita una inyección contra el tétano, usted puede recibir la inyección de Td con seguridad.

¿Qué vacunas son recomendadas durante el embarazo?
De acuerdo a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC), todas las mujeres que quedarán embarazadas durante la temporada de la gripe deben recibir la vacuna antigripal. La temporada de la gripe por lo general ocurre de noviembre a marzo. La vacuna está hecha con virus inactivados y no presenta riesgos para la madre y ni para el bebé. Las mujeres embarazadas que se enferman con la gripe tienen más probabilidades de sufrir serias complicaciones, como la neumonía.
¿Qué otras vacunas pueden ser recomendadas durante el embarazo?
Ciertas vacunas suelen recomendarse durante el embarazo si la mujer corre un riesgo mayor de infección. Su profesional de la salud puede indicarle que se aplique una vacuna que no suele recomendarse generalmente durante el embarazo. Usted puede correr un riesgo mayor de infección si:

* Trabaja en un centro de cuidados de la salud.
* Viaja a lugares en donde la infección es común.
* Tiene ciertas enfermedades crónicas, como la diabetes.

Los CDC recomiendan la aplicación de las siguientes vacunas a las mujeres embarazadas que corren el riesgo de infección:

  • Hepatitis B
  • Meningocóccica
  • Neumocóccica
  • Rabia

Hable con su profesional de la sald acerca de los riesgos y los beneficios de cada vacuna. Ninguna de estas vacunas contiene virus activos, por lo que los expertos creen que no son riesgosas para el bebé. Pero, la información sobre las vacunas meningocóccica y neumocóccica durante el embarazo es limitada.
¿Qué vacunas se deben evitar durante el embarazo?
De acuerdo a los CDC, las siguientes vacunas con virus activos no son recomendadas durante el embarazo:

  • Vacuna contra la gripe en aerosol nasal. Las mujeres embarazadas deben reibir la vacuna conta la gripe inyectable, que contiene virus inactivados
  • Sarampión
  • Paperas
  • Rubéola (sarampión alemán)
  • MMR (vauna combinada contra el sarampión, paperas, rubéola)
  • Varicela
  • BCG (tuberculosis)

Las mujeres deben posponer quedar embarazadas por un mes después de recibir cualquiera de estas vacunas.

Los expertos conocen muy poco sobre cómo las siguientes vacunas puede afectar a su bebé:

  • Polio (IPV)
  • Hepatitis A
  • Antrax
  • Encefalitis japonesa
  • Fiebre tifoidea
  • Vaccinia (viruela)
  • Fiebre amarilla

Usted y su médico deben tomar en consideración cuidadosamente los riesgos y beneficios al usar estas vacunas durante el embarazo. Algunas de estas vacunas contienen virus activos.

¿Qué vacunas son recomendadas después del embarazo?
Los CDC recomiendan vacunarse contra la rubéola y la varicela lo antes posible después del parto si no es inmune a ellas para que esté protegida en embarazos futuros.

Si usted no fe vacunada con la vacuna Dtap antes del embarazo, probablemente deba vacunarse justo después del embraz. (Si han pasado más de dos años desde su último refuerzo de Td, su pofesional pueda que posponga la vacuna Dta.) Recibir la vacuna Dtap antes o después del embarazo la protegerá a usted y a su bebé de contraer pertusis. Los bebés que contraen pertusis corren un riesgo mayor de complicaciones y hasta morir. Los bebés son vacunados de rutina con la Dtap a los 2, 4 y seis meses de edad, pero corren el riesgo de infección hasta que reciban por lo menos de una a dos inyecciones de Dtap.

Si usted es menor de 26 años, también es aconsejable que se aplique la nueva vacuna HPV (virus del papiloma humano) para estar protegida contra el cáncer cervical. Esta vacuna no es recomendada durante el embarazo, porque su seguridad durante el embarazo aún no ha sido determinada.

Si está amamantando, puede vacunarse sin riesgos según el plan de vacunación normal para adultos. No existen riesgos conocidos para el bebé.

DEPRESIÓN DURANTE EL EMBARAZO

Una o dos de cada 10 mujeres embarazadas tienen síntomas principales de depresión. Las mujeres que han sufrido depresión anteriormente corren un riesgo mayor de desarrollarla durante el embarazo.

La depresión es una condición médica seria. Puede poner en riesgo a la mujer y su bebé. Pero existen una variedad de tratamientos. Entre los tratamientos se encuentra la consejería, psicoterapia, los grupos de apoyo, la terapia con luz, y los medicamentos.

IMPORTANTE: Si estás tomando antidepresivos y averiguas que estás embarazada, no pares de tomar el medicamento sin antes consultar a su médico. Llámalo tan pronto averigue que está embarazada. Puede no ser saludable dejar de tomar el antidepresivo repentinamente.


¿Qué es la depresión?
La depresión es una condición que afecta al cuerpo, es estado de ánimo y los pensamientos. Afecta la manera en que una mujer se siente y cómo piensa o ve las cosas a su alrededor. Este artículo abarca dos tipos de depresión:

Depresión Mayor: Un enfermedad grave que interfiere con la habilidad de la persona para trabajar, estudiar, dormir, comer y disfrutar. Puede aparecer una vez en la vida de una persona, pero con más frecuencia ocurre varias veces.

Distimia: Un tipo de depresión más leve. Las personas con esta enfermedad tienen síntomas de largo plazo. Pueden llevar a cabo sus actividades de día a día, pero no siempre funcionan bien o no se sienten bien. También pueden tener episodios de depresión mayor.

Las mujeres con depresión muchas veces no pueden atenderse o a sus niños, o tener un vínculo afectivo con sus hijos.

¿Cuáles son los síntomas de la depresión?
La mujer con depresión puede sentirse triste o decaída y tiene otros síntomas que duran dos semanas o más tiempo. Los otros síntomas incluyen cinco o más de los siguientes:

  • Dificultad al dormir
  • Falta de interés
  • Sentimientos de culpabilidad
  • Pérdida de energía
  • Dificultad al concentrarse
  • Cambios en el apetito
  • Cansansio o movimientos lentos
  • Ideas o pensamientos sobre el suicidio

Otras condiciones también pueden tener algunos de estos síntomas. Por ejemplo, cambios en el apetito y dificultad al dormir son comunes en el embarazo. Algunas condiciones médicas, como la anemia o el hipotiroidismo, pueden causar que la mujer embarazada pierda energía.


Algunas personas sufren de un tipo de depresión que ocurre en el otoño o invierno, cuando hay menos luz solar, llamada trastorno afectivo de temporada (SAD, por sus siglas en inglés). Esta condición es tratada con terapia de luz. En su hogar, la paciente mira dentro de una caja con bombillas especiales. Para evitar daños a los ojos, la paciente debe mirar las luces indirectamente. Típicamente, la paciente realiza el tratamiento todos los días de 15 minutos a 2 horas. El médico puede recomendar diferentes intervalos de tiempo.

Existen dos grupos de antidepresivos:
La mayoría de los antidepresivos se categorizan en uno de dos grupos.

Grupo 1: Inhibitores selectivos de serotina (SSRI). Este grupo de medicamentos incluye:

  • Prozac (fluoxetina)
  • Lexapro (escitalopram)
  • Zoloft (sertralina)
  • Celexa (citalopram)
  • Effexor (venlafaxina)
  • Paxil (paroxetina)
  • Cymbalta (duloxetina)

Grupo 2: Antidepresivos tricíclicos (TCA). Este grupo de medicamentos incluye:

  • Elavil (amitriptilina)
  • Tofranil (imipramina)
  • Pamelor (Aventyl, nortriptilina)

Como muchos medicamentos, los antidepresivos pueden tener efectos secundarios. Los SSRI usualmente tienen menos efectos secundarios que los TCA. Las mujeres difieren en el tipo y seriedad de los efectos secundarios que puedan tener.

Algunos profesionales de salud los consideran una mejor opción a los TCA. Dado que ningún medicamento es completamente seguro, una mujer junto a su equipo de profesionales médicos deben examinar su caso y tomar en cuenta los riesgos y beneficios de los varios medicamentos.

Qué nos dicen los estudios sobre los antidepresivos
Es desafiante estudiar y entender los riesgos de cualquier medicamento para una mujer embarazada. Durante el embarazo, dos pacientes – la madre y el feto – están expuestos al medicamento. Los medicamentos que son seguros para una mujer a veces pueden ser peligrosos para un feto. Por esta razón, los científicos no han estudiado muchos los medicamentos durante el embarazo.

Los investigadores obtienen la mayoría de la información sobre el uso de los antidepresivos durante el embarazo al:

  • Estudiar las investigaciones que se han realizado sobre los medicamentos que se han aprobado para las mujeres que no están embarazadas
  • Realizar estudios con animales
  • Estudiar las mujeres que han tomado antidepresivos antes de enterarse que estaban embarazadas

Algunos medicamentos se han usado por muchos años sin señales obvias de riesgos serios para el bebé. Sin embargo, algunos científicos han reportado que algunos antidepresivos pueden tener riesgos mayores. Los SSRI son un grupo más reciente de medicamentos que los TCA. Los científicos continuan estudiándolos.

Los estudios han demostrado claramente que las mujeres no embarazadas y tienen depresión, corren un riesgo mayor de desarrollar la enfermedad de nuevo si paran de tomar sus medicamentos. Sin embargo, contamos con menos información para las mujeres embarazadas.

Estas son algunas de las cosas que los estudios han demostrado:

  1. Un estudio en el 2006 encontró que las mujeres embarazadas con depresión mayor tienen más probabilidades de enfermarse de nuevo durante el embarazo si paran de tomar sus medicamentos. Una mujer con depresión puede tener dificultad al cuidarse durante el embarazo. Esto puede poner en peligro la salud del feto.
  2. Muchos estudios no han encontrado una relación entre los antidepresivos y malformaciones serias en recién nacidos. Pero en el 2005, la Admininstración de Alimentos y Drogas de los EE.UU. (FDA por sus siglas en inglés) publicó una advertencia sobre el uso de Paxil (paroxetina) a base de varios estudios. La advertencia dice que el tomar este medicamento durante los primeros tres meses de embarazo puede aumentar el riesgo de defectos de nacimiento, en particular los defectos del corazón. Los científicos aún no tienen suficiente información como para llegar a una conclusión firme. El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) recomienda que las mujeres embarazadas o las mujeres planeando un embarazo eviten el uso de Paxil, si es posible. Otros tipos de tratamiento para la depresión pueden ser mejores opciones.
  3. Algunos bebés nacidos de mujeres que toman los antidepresivos del grupo SSRI muestran signos de “abstinencia”. Por ejemplo, estos bebés pueden tener problemas respiratorios o de alimentación. Sus movimientos pueden ser repentinos. Algunos pueden tener convulsiones. Los profesionales de salud que cuidan de los bebés recién nacidos están al tanto de estos riesgos y pueden proveer tratamiento. Es importante que el profesional de salud del bebé sepa con anticipación que la madre ha tomado antidepresivos durante el embarazo.
  4. Los bebés expuestos a los SSRI tarde en el embarazo (después de las 20 semanas) tienen más probabilidades de tener hipertensión persistente pulmonaria (PPHN). Esto es una condición grave, pero rara, del corazón y los pulmones. No se han realizado suficiente estudios para saber con certeza si los SSRI causan esta condición. Se necesitan más estudios.
  5. Algunos investigadores han estudiado los hijos cuyas madres tomaron antidepresivos. Ellos no han encontrado una relación a problemas serios del lenguaje, comportamiento o inteligencia.
  6. Algunos estudios han demostrado una relación entre los antidepresivos y el nacimiento prematuro.

Escogiendo un antidepresivo
La decisión es difícil, porque no se conocen todas las respuestas. Ningún medicamento es completamente seguro. Una mujer y su equipo de proveedores de cuidado de salud deben estudiar su caso y con cuidado determinar:

  • Los riesgos y beneficios de los variados medicamentos
  • Los riesgo y beneficios de otros tipos de tratamiento
  • El riesgo para una mujer y su bebé si la depresión no es tratada

St. John’s Wort y otros remedios herbarios
St. John’s Wort es una hierba que algunas personas usan para tratar la depresión. De acuerdo al Centro Nacional para la Medicina Complementaria y Alternativa, algunos estudios han demostrado que St. John’ Wort es útil para tratar la depresión leve a moderada. Otros estudios han demostrado que no ayuda a mejorar un tipo mayor de depresión.

Los productos herbarios, como el St. John’s Wort, varían en potencia y calidad de producto a producto. Se necesitan más estudios para saber si St. John’s Wort es útil y seguro para tratar la depresión en mujeres embarazadas.

IMPORTANTE: Se conoce muy poco acerca de los efectos de St. John’s Wort en el feto. No tome esta hierba u otros productos herbarios sin antes consultar a su médico.

SÍNDROME DE HELLP

El síndrome de HELLP es un tipo severo de preeclampsia, caracterizado por hipertensión arterial, vómitos y otros síntomas realmente muy molestos. El término HELLP (por sus siglas en Inglés) es un anagrama, compuesto por las primeras letras de los tres signos principales de esta enfermedad: Hemólisis (la ruptura y diseminación de las células de los glóbulos rojos en el organismo), Función Hepática Elevada, y Bajo Conteo de Plaquetas (lo cual contribuye a una deficiente coagulación sanguínea). El síndroma de HELLP usualmente se desarrolla durante el tercer trimestre del embarazo, aunque puede llegar a desarrollarse mucho antes. Algunas mujeres también pueden desarrollar HELLP en los días posteriores a haber dado a luz a sus bebés.

El síndrome de HELLP es una enfermedad que se desarrolla muy raramente, afectando solamente entre un 0,2% y un 0,6% de todas las mujeres embarazadas en Norteamérica. Las mujeres embarazadas que padecen preeclampsia son más propensas a desarrollar síndrome de HELLP. De hecho, cerca del 10% de las mujeres que padecen preeclampsia desarrollarán esta condición. La mayoría de las mujeres que padecen HELLP llegan a recuperarse completamente. Desafortunadamente, el 2% de las mujeres y el 8% de los bebés afectados por esta enfermedad mueren como consecuencia de las complicaciones causadas por la misma.

Usualmente surge como una complicación asociada a preeclampsia O eclampsia. No obstante, el síndrome de HELLP también puede desarrollarse aunque la mujer en cuestión no padezca estas enfermedades.

Este síndrome está usualmente acompañado de un gran número de diferentes síntomas. Es realmente importante estar atento a la aparición de los síntomas y buscar ayuda profesional inmediatamente si llegara a desarrollar algunos de ellos. Entre estos síntomas se pueden incluir:

Náuseas.
Vómitos.
Dolores de cabeza o jaquecas muy severas.
Dolor en la parte superior izquierda de su abdomen, justo debajo de las costillas.
Edemas, o retención de líquidos.
Hipertensión arterial.
Convulsiones.
Bajo conteo de plaquetas.
Elevado conteo de enzimas hepáticas.

A veces, el dolor causado por el síndrome de HELLP puede ser confundido con ardor estomacal. Si el ardor estomacal no se irradiara hacia la zona del pecho ni cesara luego de haber tomado antiácidos, debería visitar a su médico de cabecera para someterse a todos los exámenes médicos necesarios.

PREECLAMPSIA


Es la complicación del embarazo más común y peligrosa, por lo que debe diagnosticarse y tratarse rápidamente, ya que en casos severos ponen en peligro la vida del feto y de la madre. Se caracteriza por el aumento de la tensión arterial (presión sanguínea, hipertensión) junto al de proteínas en la orina (proteinuria), así como edemas en las extremidades.

Al provocar que los vasos sanguíneos se contraigan, la preeclampsia reduce la cantidad de oxígeno y nutrientes recibidos por el bebé, lo que puede ser la causa de un bajo peso al nacer. Si no se trata, ésta puede ocasionarle insuficiencia hepática, pulmonar y renal. A pesar de las exhaustivas investigaciones, no se sabe con exactitud qué provoca esta enfermedad, la que continúa afectando aproximadamente a 7 de cada 100 mujeres embarazadas. Hasta donde se conoce, la especie humana es la única que adquiere esta enfermedad, por lo que las investigaciones con animales no han sido de mucha utilidad.

La preeclampsia se presenta durante la segunda mitad del embarazo y es más común que ocurra cuando es el primer embarazo, cuando son embarazos múltiples, en adolescentes y en mujeres mayores de 35 años. Si tiene hipertensión crónica, trastornos renales o diabetes,se tiene mayor riesgo de contraer preeclampsia. Si ha padecido antes de esta enfermedad, las probabilidades de que pueda volver a desarrollarla en un futuro embarazo son del 25% al 50%. Asimismo, si su madre ha padecido esta enfermedad, también estás en alto riesgo de padecerla. Las madres con el gen angiotensinógeno T235 tienen 20 veces el riesgo promedio de desarrollar este trastorno.

Si tiene preeclampsia leve, es probable que no note ninguno de los síntomas. Pero durante cada visita prenatal, su médico le medirá la presión arterial, examinará su orina y estará pendiente de otros signos que anteceden esta enfermedad, una buena razón para no faltar a sus chequeos prenatales.

Los síntomas de preeclampsia leve son:

* Presión arterial de 140/90 o más
* Inflamación de cara y manos.
* Presencia de proteína en su orina


Los síntomas de una preeclampsia severa son más obvios. Son:

* Dolores de cabeza constantes y severos
* Visión borrosa o manchas en frente de sus ojos (llamadas escotoma)
* Sensibilidad a la luz
* Letargo
* Náuseas y vómito
* Inflamación severa
* Aumento repentino de peso, más de un quilo al día
* Dolor en el lado superior derecho de su abdomen
* Dificultad para respirar
* Reflejos rápidos (llamados hiperreflexia)

Si no se logra controlar la preeclampsia, la enfermedad puede progresar y convertirse en eclampsia. A medida que la preeclamsia se agrava, la presencia de proteínas en su orina puede incrementar progresivamente y puede obtener resultados anormales en pruebas de función hepática y su producción de orina puede disminuir (oliguria). La eclampsia puede presentar cualquiera de las características de la preeclampsia, junto con:

* Convulsiones
* Pérdida del conocimiento o coma

El tratamiento para la preeclampsia es el parto. Por esta razón, si la enfermedad es leve y usted está a pocas semanas de su fecha probable de parto, su médico inducirá el parto. Si usted desarrolla preeclampsia antes de que pueda dar a luz a su bebé sin ningún peligro, su médico le recomendará reposo absoluto en casa o en el hospital y puede recibir medicamentos antihipertensivos para mantener bajo control su presión arterial.

ENFERMEDADES DEL APARATO DIGESTIVO EN EMBARAZADAS



GINGIVITIS: Es un proceso inflamatorio de las encías y que es muy frecuente en el embarazo. Aparece entre la semana 16 - 18 y se caracteriza por 3 formas clínicas:

1. Hiperemia gingival.

2. Hipertrofia.

3. Epulis, que es la proliferación o hipertrofia exagerada que incluso llega a cubrir parte de los dientes.

Su tratamiento es bastante difícil, donde lo principal es la recomendación de asepsia de la cavidad oral, eliminando la sepsis oral, se usa antisépticos como el Angimed, Fluconazol, buchadas con DG-6 y se puede asociar la Vitamina A, pero con mucho cuidado por que sabemos que la vitamina A está contraindicad a dosis altas en el embarazo.



SIALORREA: Es la secreción exagerada de saliva, algunos autores dicen secreción patológica de saliva. Se dice que obedece a cuadros psicológicos. Es un cuadro que existe en la mayoría de las embarazadas que desaparece espontáneamente a la semana 20 o disminuye sustancialmente, aunque a veces permanece hasta el fin del embarazo. La característica fundamental es que desaparece con el sueño, lo que se relaciona a problemas de vagotonismo.

Tratamiento: Psicoterapia, consejos, evitar la ingesta de alimentos irritantes, los cuales podrían estimulan las glándulas salivales aumentando la secreción de saliva. Cuando la secreción es muy importante se llega a la administración de Atropina IM.



TRASTORNOS GASTRICOS:

HIPO:es un espasmo involuntario del diafragma; típicamente repetitivo varias veces por minuto. Su denominación médica es singulto. El brusco flujo de aire dentro de los pulmones causa que la epiglotis se cierre.Tiene un dificil tratamiento,donde incluso se recurre a interconsultas con gastroenterólogos, o incluso se llega a sedar a la paciente.

Tratamiento: En procesos muy agudos, se deben estimular nauseas lo cual permite una disipación del cuadro pero generalmente es momentánea. Se puede usar Metroclopramida, Antiácidos o placebos. Se debe determinar la causa del Hipo. Generalmente desaparece espontáneamente con el curso del embarazo.



PIROSIS: Que aproximadamente se presenta en el 50% de las embarazadas, es un cuadro muy molesto y que origina muchas veces la consulta Prenatal. Es la sensación de ardor retroesternal. Su causa es por reflujo gastroesofágico, lo que sucede por 3 mecanismos:

1. En las mujeres embarazadas existe atonía gástrica.

2. Aumenta el hiato diafragmático.

3. Aumenta la presión positiva intra abdominal.

Este reflujo gastroesofágico es ácido, lo que daña la mucosa de la parte distal del esófago produciéndose ardor. Puede ser un reflujo alcalino y esto se presenta cuando hay gran contenido de bilis por un reflujo desde el duodeno.

Tratamiento: Consejos higiénico dietéticos con la recomendación que ingiera comidas varias veces pero en poca cantidad, que no debe acostarse después de comer, no permanecer agachada por mucho tiempo, no ingerir cítricos ni tomate, tampoco pan, no fumar. Se pueden usar antiácidos con buenos resultados, especialmente antiácidos líquidos, porque al pasar estos por el esófago producen una sedación en la mucosa irritada. Otros antiácidos que tienen compuestos de Acido algínico, es un gel que producen una especie de gelatina encima del contenido gástrico evitando el reflujo.



VOMITOS: Los vómitos del embarazo se pueden dividir en tres:

1. Causas independientes del embarazo.

2. Causas o enfermedades asociadas al embarazo.

3. Gravídicos o emesis y la hiperemesis gravídica.

Donde si se debe a una colecistitis aguda, toxemia gravídica o una infección urinaria se deberá tratar la causa.

En cuanto a lo que se refiere a los vómitos gravídicos o vómitos simples del embarazo, aparecen generalmente al finalizar la 5ª semana y desaparecen espontáneamente al terminar la semana 16. Se dan en un 25% de las mujeres embarazadas. Su característica es que son precedidos de náuseas, no siempre se elimina el contenido alimenticio pero son desencadenados generalmente por la ingesta de alimentos. Son marginales, desaparecen con el sueño, estimulados por cualquier olor que no sea el habitual. Etiológicamente se asocian al incremento de la producción de la Hormona Gonadotrofina Coriónica humana y a los factores psicosomáticos.

Tratamiento: Si son muy intensos se usan los antieméticos como la Bromoprida, Dimenhidrinato (Gravol), Emodril, Vitamina B-6 (IM, IV, VO), o recurrir a la sedación de la paciente con benzodiazepinicos a dosis bajas.

La Hiperemesis gravídica, se trata de aquel cuadro que se caracteriza por la presencia de exagerada presencia de vómitos en una embarazada y que van más allá de la semana 16, pudiendo comprometer el estado general de la paciente en la parte hemodinámica como hidroelectrolítica. Se asocia también al incremento de la Hormona Gonadotrofina Coriónica Humana, a los embarazos múltiples y a componentes psicógenos.

Tratamiento: Internación y reposición intravenosa de líquidos y electrolitos.



HEPATOPATIAS:

COLESTASIS INTRAHEPATICA DEL EMBARAZO: De etiología desconocida, se la atribuye a la presencia de la lipoproteína X, la cual sería la causante de la hiperbilirrubinemia. Este cuadro se caracteriza clínicamente por ser al inicio un cuadro vago, con náuseas que pueden llegar a vómitos, luego aparece la ictericia y el prurito que se localiza primero en las plantas y palmas para luego ubicarse en el abdomen y tórax, el prurito puede ser tan intenso que la paciente puede producir excoriaciones de la piel por el rascado. También se puede asociar a algunos cuadro alérgicos.

Laboratorialmente se tiene un incremento de las bilirrubinas a predominio de la bilirrubina directa, también hay un incremento de la Fosfatasa alcalina, incremento de las transaminasas (TGO - TGP), esto hace confundir a veces con un cuadro de hepatitis que es el principal Dx diferencial.

Anatomopatológicamente no existe ninguna alteración de los hepatocitos lo cual la diferencia de otras hepatopatías.

El pronóstico materno es benigno una vez producido el parto o interrumpido el embarazo, donde el cuadro remite en 7 - 10 días.

El pronóstico fetal, produce un aumento en la morbimortalidad perinatal, por las siguientes razones: produce prematuridad, bajo peso al nacer, desarrollan sufrimiento fetal agudo.

Tratamiento: La interrupción del embarazo ante cualquier sospecha de malestar fetal. El Tx medicamentoso se puede hacer con Colesteramina.



HEPATITIS AGUDA:Es una afección o enfermedad inflamatoria que afecta al hígado. Su causa puede ser infecciosa, inmunológica o tóxica Es una enfermedad cuya incidencia va en aumento.

El pronóstico materno es malo, pudiendo ser el 1% de causa de mortalidad materna en países desarrollados, pero sube hasta un 50% en los países subdesarrollados.

Clínicamente se tiene un comienzo de una enfermedad vaga, con nauseas, vómitos, decaimiento general, adinámia, astenia; que rápidamente llevan a la ictericia. En algunos casos se puede presentar como en el caso de una artritis reumatoide con artralgias, rush cutáneo y a veces hematuria, sin embargo rápidamente las pacientes presentan ictericia.

Cuando no existe un cuadro muy severo el pronóstico es bueno para la madre y el producto, siendo una causa fundamental de parto prematuro pero no de aborto o malformaciones fetales.

Tratamiento: Todos los casos requieren de internación con los fines de estudio, reposo absoluto, ingesta de dieta hipograsa e hipercalórica, dar líquidos IV, se pueden usar antieméticos cuando la paciente se vea impedida de ingerir alimentos por los vómitos. Se debe tratar de inmunizar a las paciente de alto riesgo.



LITIASIS: Es un cuadro muy agudo en el embarazo. Pudiendo producir cuadro de colecistitis. Teniendo mayor frecuencia en las mujeres embarazadas. Ante la sospecha de una paciente con litiasis vesicular se debe pedir una ecografía de vías biliares, si confirma la patología se efectúa una ingesta de dieta hipograsa. El cuadro de cólico vesicular, es agudo que provoca la internación de la paciente y el uso de antiespasmódicos por IV. El Tx generalmente es sintomático. En caso de litiasis biliar que lleve a una colecistitis aguda se procede a un Tx Quirúrgico ya sea laparoscópicamente o abierto. Una vez pasado el embarazo el cuadro remite en su agresividad.



HIGADO GRASO AGUDO: Fue descrito por Shehan en 1940. Es de etiología desconocida. Se inicia como una hepatitis o como un cuadro infeccioso vago con fiebre hipertermias, nauseas, vómitos, decaimientos, pero la característica de este cuadro es que rápidamente evoluciona a un coma hepático y luego la muerte que se presenta en un 85%. También puede desarrollar síndromes hemorragíparos. Algunos autores han atribuido la etiología al uso de Tetraciclina.

Tratamiento: Transplante de hígado.



INFECCIONES GASTROINTESTINALES

GASTROENTERITIS
: Las gastroenteritis rápidamente producen estimulación de la fiebre, por lo que vale la pena tratarlas lo más temprano posible.

Tratamiento: Antibiótico, a pesar de que la etiología se deba a alimentos ingeridos.



FIEBRE TIFOIDEA: Puede causar muerte perinatal por una contaminación de la madre, porque el producto rápidamente adquiere los bacilos, desarrollando una fiebre tifoidea post parto o intra útero lo que puede llevar a la muerte.

EN LAS PARASITOSIS NO SE PUEDE TRATAR A LA MADRE EMBARAZADA CON MEDICAMENTOS, SE DEBE ESPERAR A QUE SE PRODUZCA EL PARTO PARA INICIAR EL TRATAMIENTO.